RAMIRO CUEVA Y SUS “AMORES DEL TERCER MUNDO”

Ramiro Cueva (1983), poeta lojano radicado en Santo Domingo,  hace unos días publicó su primer poemario titulado “Amores del tercer mundo” (Editorial Nébula, 2017), en donde el sujeto lírico evoca diferentes vivencias  y sentires, a partir de los paisajes que conforman el contexto en que se desenvuelve el autor y que dan forma a cada uno de sus poemas.

Desde Editorial Despertar, tuvimos la oportunidad de conversar con él,  y esto fue lo que nos comentó:

Sara Montaño: Amores del tercer mundo, es tu primer libro publicado y en él abordas temas como el amor, desamor, depresión, soledad y una cierta admiración hacia tu entorno ¿De qué manera se unifican estos elementos en tu quehacer poético?
Ramiro Cueva: Primeramente creo que el verdadero Dios del hombre es la naturaleza, lo que nos rodea y hace que exista un equilibrio emocional para vivir, ya que el mismo hombre se encarga de matar de a poco a su Dios existente. Hablar del amor, es hablar más que de una costumbre, de un modo de vivir, una pasión a la que llamamos amor; ahí mismo se encuentra de la mano el desamor, que no es más que una manera de alejarnos de un apego sentimental, doloroso en su mayor parte.
Una manera de dar significado a la poesía es mediante depresión y angustia, porque a mi parecer el otro lado de la poesía es una revelación del yo humano que muchas veces se encuentra estancado en la memoria de tantas personas. Todas estas sensaciones se han encaminado en mi interior para ser proyectadas desde un lenguaje poético, en el cual la sensación que más me mueve es la cotidianidad que se respira a diario, las instancias muy pocas veces vistas desde más allá de los ojos.
Toda esta manera de ver la realidad me ha llevado a tomar a la poesía desde un lenguaje diferente, menos o más clásico, sin vanguardismos, sin totalitarismo alguno, sin respetar las normas creadas en alguna parte del tiempo, veo a la poesía como otra vida.

 

S.M: Volviendo al tema del entorno en donde los paisajes, la ciudad, las noches, los animales, etc., conforman el corpus de casi todo tu poemario ¿De qué manera crees que influye el ambiente y el lugar de procedencia, es decir –todo lo observable- en el proceso creativo?
R.C: El ambiente siempre ha sido uno de los puntos más importantes para mí aparte de las emociones, adoro los días grises de Santo Domingo, su vegetación mojada, los semáforos a medio encender, aquella transición que existe de la alegre tarde a la angustiada noche, los baches empozados de agua al otro día, esa aurora que es más gaseosa que clara. Y veo ahí creatividad, mezclado con pena, con los minutos, se mezcla también la desesperación de las personas sin empleo que visitan los lunes en el parque central, las colillas de cigarro, hombres sin apetito. Todo esto se ha quedado detenidamente en mi memoria, creando escenarios para nuevas poesías las cuales toman cuerpo y forma cotidianamente.

 

S.M: En tu poemario, la mujer es un ser que camina en la memoria del poeta y a quien cantas desde todos los sentimientos que puedan conjeturarse ¿Crees que ha cambiado en algo la forma de representar <<lo femenino>> en la poesía?
R.C: Sí y mucho, a veces tengo la manía de generar conmigo mismo un apego hacia una u otra mujer, la conozco en persona, comparto con aquella pero al final, es como si ya la hubiese conocido y pasa de ser una emoción a algo que ya viví anteriormente. Pero la mujer que realmente me motiva a caer en un denominado sentimiento de amor radiante y nuevo es una mujer que no existe, es una mujer que habita en mis sueños. La misma mujer que me trae y me lleva por el escenario único que pueblo cuando duermo.
Y la amo, la amo con la naturaleza que nos rodea, no me habla pero hace de mí el mejor de los amantes, no suenan palabras en ese escenario sólo señas. Se llama Kamora, y no es mi carne la que está con ella, sino mi espíritu.

S.M: Otro tema que abordas es la tristeza y el miedo como ruptura de la humanidad ¿Por qué el poeta recurre a estas emociones para dar forma a su poesía?
R.C: Porque el hombre se ha venido deshumanizando con el tiempo, y causa pena esa trama que se genera con la pobreza y la desigualdad. Una manera de llegar a cierta libertad de pensamiento absoluto está en denunciar las falacias del comportamiento del hombre.
Las distintas maneras de vivir, apegados o alejados de la violencia, de la duda, de la política, porque el hombre es lo que la sociedad determina, desde su minoría que maneja los hilos de los que van a ser pobres. No somos más que los rezagos o dudas de otros.

 

S.M: En la actualidad, las redes sociales han ejercido una evidente influencia en nuestra manera de transmitir el arte que realizamos ¿De qué manera ha influido esta realidad al momento de difundir tu trabajo?
R.C: Pues esta ha sido la principal vitrina para mostrar mi poesía, no subo todo lo que escribo pero es un medio gratuito y sano de mostrar los textos al resto. Por las redes sociales es donde he empezado a promover mi poesía, muchas veces desordenada.

 

S.M: ¿Qué poetas ecuatorianos recomiendas leer en la actualidad?
R.C: La verdad que para responder esta pregunta, recién estoy frecuentando poetas a nivel nacional por medio de las redes sociales, recién me estoy empapando de un poco sobre la literatura contemporánea del país, específicamente con la poesía.
Por tal razón no daría una opinión fija, lo que me llama la atención por ejemplo, Ana Minga, Sara Montaño Escobar, Andrea Rojas Vásquez, Violeta Mayari Granda, Elsy Santillan Flor, Neli Cordova Neli, y algunos contemporáneos que recién leo.

 

S.M: Se dice que la poesía representa una forma de resistencia, de rebeldía, de ir en contra de algo ¿Crees que esta visión de la poesía sea cierta? ¿Qué significa el acto de escribir para ti?
R.C: En efecto, creo que el deber del escritor y poeta o ya sean la misma persona, es el de hacer denuncia cuando la falta de la moral hace que el ser humano realice acciones indebidas para con la integridad de las personas que lo rodean. No tiene que ver con moralismos falsos o comprados, sino más bien porque de ello depende el desarrollo de los pueblos del tercer mundo. Creo debe haber la moral fija para formar no moralistas, ni altruistas; sino más bien para formar hombres nuevos de provecho para la sociedad.

S.M: ¿Qué tan difícil es publicar un libro de poesía dentro de Ecuador? ¿A qué dificultades te has enfrentado?
R.C. La primera de las dificultades para hacer mi primer y único libro ha sido la desinformación, porque no caí en cuenta en las editoriales que tenemos dentro del país. Otra es las relaciones con las instituciones gubernamentales como la Casa de la Cultura, con la cuál he tenido inconvenientes fuertes. De ahí creo debería haber una campaña para animar a las personas que escriben a editar sus textos, es un pilar fundamental para que se vea reflejado el interés por la literatura.

A continuación, compartimos algunos poemas que forman parte de este poemario:

EN EL UNIVERSO…

Ya es hora
el tiempo marca su minuto cero
su segundo mudo y desangrado;
somos vorágines en vuelo
tenemos luz propia
dos cometas que danzan en la nada
dibujando luz fugaz
enredándonos en alma láctea,
el pulso de astro resuena
entre un incendio azul
de auroras boleares
y vientos polares y vacíos.
Somos cuerpos celestes
trozos de luz sin historia
nacemos en los oscuros días del universo
nos inventamos en cada estrella…

 

TU CUERPO PALPITA
Tu cuerpo, lleva consigo un oleaje de piel
una simetría de fuertes huesos
y generosas sonrisas,
los matices de la desnuda primavera
se han cuajado entre sus hombros
como un susurro secreto
que se escucha a través de sus gestos
y palpita.
Tu cuerpo, vos enajenada
letanía devota de los sueños
arrasa con la quietud de los ojos
que despiertan al vaivén de sus caderas,
no existe ropaje
que luzca mejor que tu piel
ni el sagrado color de su pigmento
que se vuelve una mortal fantasía.
Tu cuerpo, es la llave al infinito…


Sobre el autor:

FOTO DE PERFIL RAMIRO

Ramiro Cueva. Nace en Loja un 21 de junio de 1983, migra hacia la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas a la edad de 9 años.  Escribe desde la pubertad, tiene nociones de canciones y escritos breves, escribe en los cuadernos del colegio, a las compañeras al resto que jamás entendió literatura. Oficialmente hace públicos sus textos en el año 2012, cuando una amiga argentina lo anima a hacerlo a través de la red social Facebook.
Ramiro Cueva empieza a integrar a la juventud comunista, no por convicción sino más bien porque encuentra ahí a un poeta cubano que realiza eventos y lleva su poesía a ser escuchada por varias personas. Actualmente, Ramiro Cueva pertenece a los siguientes grupos, Brigada Cultural Estrella Roja, con jóvenes artistas de diversas maneras de arte de Santo Domingo, grupo literario Ébano, Tsáchila y marfil, café literario Diversidad para Convivir Santo Domingo, grupo poético Poetizando Caminos en Quevedo, Buena fe, Babahoyo. Ramiro Cueva maneja las paginas Brigada Cultural estrella Roja y Acción poética santo Domingo de los Tsáchilas, es responsable de encuentros nacionales de poetas y en la actualidad está por realizar el primer encuentro internacional de poesía en Santo Domingo.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s